post_WhatsApp_Image_2019-07-27_at_21.05.18

Pueblo maya une voces y pensamientos al proceso de construcción de reforma constitucional indígena

Valladolid, Yucatán, 27 de julio de 2019.- El Gobierno de México retoma voces, propuestas y legítimas aspiraciones de los pueblos indígenas de la región maya del país, a través de tres foros de consulta celebrados este sábado 27 de julio en Hopelchén, Campeche; Valladolid, Yucatán; y Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo, en el marco del proceso de consulta libre, previa e informada a los pueblos indígenas y afromexicano para construir en unidad, y desde las comunidades, la reforma constitucional sobre sus derechos fundamentales.

Durante los foros se retomaron diversas propuestas y exigencias manifestadas previamente a lo largo del proceso de consulta realizado en todo el país desde el pasado 21 de junio, muestra de las más sentidas necesidades de los pueblos, pero también de las asignaturas pendientes del Estado en materia del reconocimiento a sus derechos colectivos.

Entre estos planteamientos se destacan: el inaplazable reconocimiento en la Constitución de los pueblos y comunidades indígenas como sujetos de derecho público; el reconocimiento de su libre determinación y autonomía en los distintos niveles y ámbitos; y la necesidad de reformar el artículo 27 constitucional para asegurar la protección de sus tierras, territorios, bienes y recursos naturales.

En Hopelchén, mujeres indígenas exigen derecho a decidir sobre sus cuerpos

En Hopelchén, Campeche, se desarrolló un diálogo multicultural en el que participaron las voces de los pueblos maya, ch’ol, ixil, jakalteko, kaqchikel, k’iche’, mam, q’anjob’al, q’eqchí’, akateco, awakateko, chuj y población indígena migrante.

Solicitaron el rescate y protección de sus lenguas indígenas mediante la incorporación a los planes de estudios, dentro de los cuales también pidieron implementar su historia, tradiciones y sistemas de organización. Asimismo, propusieron fortalecer su cultura e identidad desde las aulas.

En este foro las mujeres indígenas alzaron la voz y exigieron el reconocimiento y ejercicio pleno de sus derechos colectivos e individuales, haciendo énfasis en el derecho a decidir sobre sus propios cuerpos, el acceso a la salud con opciones culturalmente pertinentes y su participación en todos los ámbitos de la vida pública nacional, desde el reconocimiento de su papel fundamental en la conservación de sus culturas y el desarrollo de sus comunidades. 

La legitimación de las y los médicos tradicionales en el sistema de salud fue otra de las necesidades que se expusieron; se solicitó reconocer el derecho de los pueblos indígenas a mantener, ejercer y fortalecer su medicina tradicional a través de sus instituciones y prácticas de salud, incluyendo la conservación de sus plantas medicinales y demás recursos naturales utilizados para este fin.

Los pueblos urgieron al Gobierno de México a apoyar el desarrollo integral del campo mediante estudios de impacto ambiental, para que los proyectos no se contrapongan al uso actual de sus tierras y territorios.

Se contó con la presencia de 508 personas, incluyendo representantes de pueblos indígenas, servidores públicos y representantes de organismos no gubernamentales.

Etiquetas: Sin etiquetas

Añadir un comentario

No se publicará tu dirección de correo electrónico. Los campos obligatorios están marcados con *