Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas encabeza Día de la Armada de México

Ciudad de México, 23 de noviembre de 2019.- El presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos y comandante supremo de las Fuerzas Armadas, Andrés Manuel López Obrador, encabezó en la Rotonda de las Personas Ilustres en el Panteón Civil de Dolores, la Ceremonia Conmemorativa del 194 Aniversario de la Consolidación de la Independencia Nacional y Día de la Armada de México.

Durante su intervención, recordó el extraordinario desempeño de Pedro Sainz de Baranda y Borreyro, quien contribuyó a la consumación de nuestra Independencia, posterior a la proclama de 1810 a cargo de Miguel Hidalgo.

Igualmente, destacó la labor del secretario de Marina y alto mando de la Armada de México:

“Termino haciendo un reconocimiento muy especial al almirante José Rafael Ojeda Durán, un hombre leal. Celebro que no me equivoqué al nombrarlo secretario de Marina. No nos conocíamos.

“… En las instituciones se tiene que actuar con legalidad siempre y por eso decidí nombrar al almirante José Rafael Ojeda Durán y ha sido un gran apoyo el que he recibido [de él].”

Durante este acto, el comandante supremo de las Fuerzas Armadas dio lectura a la lista de Héroes de la Heroica Escuela Naval Militar y del Heroico Colegio Militar. Acto seguido, una sección de cadetes de la Escuela Médico Naval efectuó un toque de silencio y una salva de honor en memoria de aquellos hombres que dieron su vida por la patria.

Enseguida, se dio lectura a la reseña histórica del Día de la Armada de México, fecha en la que se celebra un importante hecho que marcó el porvenir de esta nación, pero también el devenir de una Armada para todos los mexicanos.

El almirante José Rafael Ojeda Durán aseguró que “las y los marinos navales podemos decir con orgullo que nuestra Independencia nacional se consolidó en el mar”. Agregó que “celebramos este importante hecho que marcó el porvenir de esta nación, pero también el devenir de una Armada para todos los mexicanos”.

Indicó que “hace 194 años la victoria nacional fue fruto de una estrategia naval, así como del valor y de unión de todos los mexicanos. Gracias a esas enseñanzas que los intentos por reconquistar el suelo patrio sucumbieron ante la fortaleza moral de un pueblo que pugna por la paz y la libertad”.

Al dirigirse al comandante supremo de las Fuerzas Armadas, expresó:

“Para quienes formamos parte de la Secretaría de Marina-Armada de México es un honor que sea usted el comandante supremo de las Fuerzas Armadas, cuente siempre y bajo cualquier circunstancia con nuestra lealtad absoluta.

“Tenga usted por seguro que, en cada uno de los mandos navales, a lo largo y ancho de este grandioso país, la lealtad es igualmente compartida. Nuestra institución está lista para seguir velando los intereses más importantes de nuestra nación y de nuestras familias mexicanas, una Armada formada con honor, deber, lealtad y patriotismo en el mar, en el aire y en la tierra”.

Posteriormente, el comandante supremo de las Fuerzas Armadas, en compañía de los secretarios de Marina y Defensa Nacional, colocaron una ofrenda y montaron guardia de honor en la tumba del capitán de fragata Pedro Sainz de Baranda y Borreyro, a quien se reconoce como uno de los máximos próceres navales.

El 23 de noviembre de 1825, la recién integrada Marina de Guerra Mexicana logró la capitulación del último reducto español en la Fortaleza de San Juan de Ulúa, en el puerto de Veracruz, por lo que las y los marinos navales podemos decir que la Independencia nacional se consolidó en el mar.

El primer mandatario estuvo acompañado por el almirante José Rafael Ojeda Durán, secretario de Marina y alto mando de la Armada de México y el general Luis Cresencio Sandoval González, secretario de la Defensa Nacional, así como autoridades navales, civiles y militares.

Cabe destacar que hace 194 años la victoria nacional fue fruto de una estrategia naval, así como del valor y la unión de los mexicanos; gracias a esa hazaña, hoy sabemos que los intentos por reconquistar el suelo patrio sucumbieron ante la fortaleza moral de un pueblo que pugnaba por la paz y la libertad.

A casi dos siglos de ser una Institución al servicio de México, quienes portamos el uniforme naval tenemos el mismo amor patrio de aquellos que nos antecedieron y así lo refrendamos al ser una Armada forjada con Honor, Deber, Lealtad y Patriotismo, para actuar en el Mar, en el Aire y en la Tierra. Una Armada humanitaria y respetuosa de los Derechos Humanos.

Hoy 23 de noviembre, Día de la Armada de México, honramos la memoria de quien contribuyó a que el Pabellón Nacional ondeara en lo alto, anunciando desde el mar la Independencia Nacional y exaltando los valores que nos llevaron hacia la victoria, y que actualmente pueden conducirnos a una paz sin precedentes, una paz cimentada en el honor y la dignidad de nuestro México.

Etiquetas: Sin etiquetas

Añadir un comentario

No se publicará tu dirección de correo electrónico. Los campos obligatorios están marcados con *