Capacitación a médicos generales facilita la detección oportuna de cáncer infantil

El 15 de febrero se conmemora el Día Internacional contra el Cáncer Infantil, fecha proclamada en Luxemburgo, gracias a la Organización Internacional de Cáncer Infantil, con la finalidad de crear conciencia y sensibilizar a las personas sobre esta enfermedad.
El cáncer infantil representa un problema de salud en México que afecta a las y los pacientes pediátricos de cero a 18 años, es la segunda causa de muerte en niñas y niños, por lo que es fundamental capacitar al personal médico de primer contacto para identificar signos de alarma que pudieran advertir sobre algún posible caso de cáncer, señaló la jefa del Servicio de Oncología del Instituto Nacional de Pediatría (INP), Rocío Cárdenas Cardós.
En el Gobierno de México, se trabaja en la puesta en marcha de redes integradas de salud, para articular al primer nivel de atención con el segundo y el de alta especialidad, con el propósito de que las y los médicos generales, personal de enfermería, nutrición, psicología, trabajo social y odontología, considere al cáncer en sus diagnósticos diferenciales, a fin de detectarlo en etapas tempranas y aumentar la posibilidad de su curación.
En ese marco, en entrevista por el Día Internacional contra el Cáncer Infantil, Cárdenas Cardós expresó que un menor tiene en promedio, 70 por ciento de probabilidad de curarse, y ese porcentaje varía dependiendo del avance del tumor al momento del diagnóstico. 
Detalló que los síntomas dependen del tipo de cáncer, sin embargo, los más comunes son dolores óseos, fiebre de causa inexplicable, ganglios crecidos, infecciones respiratorias o digestivas frecuentes, sangrados, moretones, petequias sin causas aparentes y crecimiento irregular en cualquier parte del cuerpo. 
La especialista destacó que el padecimiento más común en pacientes pediátricos es la leucemia, especialmente la linfoblástica aguda que, en su mayoría afecta a pacientes de entre cinco y seis años, y representa el 50 por ciento de los casos detectados en el INP. 
Explicó que el segundo lugar se ubican los tumores del sistema nervioso central, que son más difíciles de diagnosticar, por lo tanto, generalmente las y los pacientes se refieren tardíamente a hospitales de tercer nivel. Los más comunes son los meduloblastomas y astrocitomas, de los cuales el INP diagnostica entre 35 a 40 casos por año. 
Asimismo, Cárdenas Cardós mencionó que los sobrevivientes de esta enfermedad enfrentan desafíos, entre ellos la reintegración a la vida familiar, social y escolar. Además, explicó, deben estar bajo vigilancia médica y control de por vida, ya que, en ocasiones, los tratamientos pueden dejar secuelas en algún órgano o sitio del cuerpo.
La especialista propuso modificar los planes de estudio de la licenciatura en medicina, para que la materia de oncología sea obligatoria, a fin de que todos los médicos generales cuenten con conocimientos sobre esta patología, que es considerada un problema de salud. 
Asimismo, se refirió a las acciones que ha implementado el INP para el diagnóstico temprano y atención oportuna a los pacientes, a través de la promoción y difusión de síntomas de alerta entre familiares de los menores y médicos del primer nivel, para que puedan referir el caso con los especialistas.  
Finalmente, indicó que también han formado a profesionales de la salud provenientes del interior del país, para que cuenten con las habilidades terapéuticas necesarias para desempeñarse en sus localidades y, de esta manera, descentralizar la atención.  

Etiquetas: Sin etiquetas

Añadir un comentario

No se publicará tu dirección de correo electrónico. Los campos obligatorios están marcados con *