Invita SSH a tener especial cuidado de la piel durante época invernal

Las bajas temperaturas y el viento durante el otoño y el invierno pueden ser factores que propicien resequedad y deshidratación en la piel, por ello, resulta importante mantener un cuidado extra durante esta época, a fin de evitar que esto suceda y tener una piel sana. Lo anterior, debido a que la piel es el órgano más expuesto a los cambios del tiempo y es también nuestra primera barrera protectora, por lo que es muy importante conocerla y saber cómo cuidarla. Durante esta época del año es frecuente notar que la piel sufre algunos cambios, los más comunes son: • Sequedad cutánea: Se debe a que el tejido se deshidrata por las temperaturas bajas que disminuyen la humedad del aire; y se presenta una sensación de ardor, aspereza, descamación e incluso grietas. Las áreas más dañadas suelen ser la cara y labios. • Sabañones: Enrojecimiento e inflamación de la piel causado por exposición brusca al frío, es frecuente en zonas de baja circulación sanguínea como ojeras, nariz, dedos de manos y pies; de presenta como ardor y dolor en la zona. • Urticaria al frío: es una reacción alérgica al frío, en la cual aparecen habones, estos desaparecen después de unos minutos. Del mismo modo, es necesario tener presente que el sector más vulnerable es el de adultos mayores, por lo que hay que prestarles mayor cuidado. En particular, la Xerosis representa la resequedad excesiva de la piel durante la época de frío y afecta principalmente a este sector y personas diabéticas. Es por ello que la SSH, emite las siguientes recomendaciones: • -Hidratación tanto interna como externa, bebiendo agua natural durante el día y aplicando en la piel cremas hidratantes con urea, siliconas y ácido láctico, sobre todo en cara y labios. • -Mantener una buena alimentación, incluyendo frutas como guayaba y fresa. • -No olvidar protector solar preferentemente de 50+spf, ya que aunque la temperatura baje los rayos UV no lo hacen. • -Adecuada limpieza con un jabón neutro por la mañana y la noche, tomar duchas con agua tibia, el agua a temperatura muy alta aunado al ambiente frío puede dañar mucho la piel • -Evitar cambios bruscos de temperatura, utilizando ropa y calzado para invierno. • -Utilizar humidificadores en casa para aportar un poco de humedad al ambiente. Finalmente, para evitar las lesiones es importante utilizar ropa de abrigo como guantes, bufanda, chamarras y gorro además de cremas hidratantes y humectantes. La población debe estar alerta ante cualquier variación en la piel, presencia de abultamientos, enrojecimientos, o lunares que cambien de forma, ante ello, pues ante ello, es necesario acudir a consulta médica.

Etiquetas: Sin etiquetas

Añadir un comentario

No se publicará tu dirección de correo electrónico. Los campos obligatorios están marcados con *